Datos personales

 

Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Dirección

C/ Torrenueva nº 15, 4ºB

23400 Úbeda (Jaén)

 

 

En primer lugar, con todos mis respetos a Alan Turing, al que admiro, esto es una TONTERIA muy grande (es la misma tontería que el principio Antrópico, pero el personal pone la voz engolada cuando habla de ello como si estuviesen describiendo los axiomas de Euclides). Ni Alan Turing tenía la más remota idea de Inteligencia Artificial, ni la tenemos nosotros.

Hagamos el experimento mental siguiente: Imaginemos que diseñamos un sistema basado en la tecnología actual, esto es, microprocesadores digitales, memorias, etc. Imaginemos que tenemos una capacidad de memoria lo suficientemente grande y que le incluimos al sistema el suficiente número de reglas (de lógica difusa, de predicados, etc, etc.) y una base de conocimientos que incluya todo lo que sabemos, como para engañar al experimentador mas consumado.

El experimentador determinaría que la máquina es inteligente, pero nosotros sabemos que no es así, que está programada para responder adecuadamente y hacer creer al experimentador que entiende lo que se le pregunta pero nosotros, como diseñadores, sabemos que no es así, que la máquina no entiende nada de nada, que sólo es un engaño.....

Para aclarar los conceptos, me voy a permitir el remitirme a algunas películas de ciencia ficción que creo que con ciertas reservas, arrojan alguna luz sobre este asunto:

Alguno habrá visto la película "Ex Machina". Bastante interesante, aunque con incongruencias que comentaremos luego. El argumento resumido va de que el diseñador de un androide equipado con IA se las apaña para conseguir que un tipo realice un test de Turing a la máquina sin ser realmente consciente de ello. No oculta al androide (porque es consciente del argumento que mas arriba he expuesto) sino que deja que el observador interaccione con él libremente, eso sí, separados por una pared de vidrio. El androide, naturalmente, es femenino y usa sus encantos para engatusar al observador, hacerle creer que tiene sentimientos y conseguir la libertad. En las escenas finales vemos que al androide le importa un pito el observador, su creador y hasta los de su misma especie. Su objetivo es simplemente escapar.

El argumento es un poco absurdo porque ¿para qué querría una máquina escapar? ¿para ver el Sol?. Si queda demostrado que no tiene sentimientos (se carga a su creador, al experimentador y usa las piezas de sus congéneres para reconstruirse, sin el más mínimo recato) ¿a qué viene ese afán por la libertad?. Hagamos una concesión al guionista y digamos que queda bien, pero es irracional. 

Mas congruente es la película "Terminator" (la primera) en la que una máquina procedente del futuro tiene como único objetivo cargarse a Sarah Connor por encima de todo. La máquina no tiene sentimientos en absoluto, y pasa por encima de quien sea con tal de alcanzar el objetivo que tiene programado. He de decir que aunque hoy en día no seamos capaces de construir algo así, cabe suponer que dentro de algunos años sí. El terminator no es mas que un planificador de tareas sofisticado, nada más. Ni tiene inteligencia, ni sentimientos, ni nada que lo haga parecerse en lo mas mínimo a un ser humano.

Es curioso que en el cine aparezca básicamente dos tipos de IA: Aquellas que tienen sentimientos y se comportan como personas y aquellas otras que no son mas que planificadores fríos y calculadores, aunque traten de engañar a los humanos.

Ejemplos de la primera clase son los androides R2D2 y C3PO de la "Guerra de las Galaxias" y el androide "Data" de la serie "Start Trek". Los dos primeros son dos pedazos de chatarra y dudo que una IA tuviese esa forma y el segundo, aunque parece humano, también es un pedazo de chatarra lleno de cables.

Mas convincentes son los androides de la serie de películas "Alien" que sí que parecen conscientes de su propia existencia y realizan acciones basándose en unas reglas de moral (discutibles algunas de ellas, claro). No son chatarras llenas de cables sino seres prácticamente orgánicos, aunque se les pueda revivir mediante un chispazo jaja. 

En la segunda categoría entran las máquinas frías y planificadoras, como en la serie de películas "Terminator". Tanto los propios androides como "Skynet", el ordenador que supuestamente toma conciencia de si mismo y se dedica a masacrar a los humanos por considerarlos una amenaza. Igual ocurre en la serie "Matrix".

En mi opinión, los engendros que aparecen en estas últimas películas no son verdaderas inteligencias artificiales; son sólo máquinas que realizan una serie de tareas planificadas (eso sí, con mucha eficiencia) y que buscan sólo su propia supervivencia. No es difícil entender que algo así sería realizable en un futuro próximo, pero insisto, son sólo máquinas sin inteligencia verdadera.

Si deseamos construir un ente verdaderamente inteligente y consciente de su propia existencia (en plan doctor Victor Frankenstein en moderno), opino que debemos de imitar a la naturaleza, como en tantos otros aspectos de la tecnología actual. En el planeta existen varias especies que consideramos medianamente inteligentes y conscientes de su propia existencia, desde delfines a orangutanes, pero ninguna, ni de lejos, se acerca a la inteligencia humana.

Ninguna de estas especies, incluido el hombre, tiene procesadores en la cabeza ni memorias de silicio y entiendo que si la Naturaleza no nos ha proporcionado estos accesorios, debe de ser por algo ¿verdad?. La Naturaleza ha tenido miles de millones de años para experimentar con la vida y hacerla evolucionar a lo que somos, transitando por determinados caminos y no por otros (seguramente por poco eficientes). Opino que éste, y no otro, es el modelo que debemos de utilizar; así, es absurdo suponer que pueda existir una IA en un ordenador (como los conocemos). En primer lugar porque dudo que sin un cuerpo con el que interaccionar con la realidad o lo que creemos que es la realidad, pueda desarrollarse la mas mínima inteligencia. Es también absurdo insistir en crear una IA basada en modelar leyes de lógica borrosa, de predicados, multivariante, etc, porque nosotros NO funcionamos así.

Todos los caminos de investigación que se han seguido en este campo (y se siguen) desde los años cuarenta están abocados al mas absoluto de los fracasos, por mas que algunos se empeñen en vendernos que se han conseguido grandes avances; es sólo un camelo que no nos acerca ni un ápice a lograr crear nada mínimamente inteligente.

Esto no quiere decir que el camino esté cerrado, sino todo lo contrario: Opino que es fundamental conseguir comprender como la Naturaleza nos ha hecho (tanto nuestro cuerpo como nuestra mente) y en esa línea deberían de dirigirse las investigaciones; hacer tabula rasa de todo y comenzar de nuevo porque lo que se ha hecho hasta el momento, desgraciadamente, no sirve para nada.

El futuro inmediato de la inteligencia sintética

El futuro inmediato es el mismo que el de los viajes espaciales: Nada de nada. En este caso, es evidente que nos encontramos en un callejón sin salida porque desconocemos que tecnología tendríamos que aplicar a la propulsión de las naves espaciales y como. Es muy loable el esfuerzo que se hace por alcanzar otros astros pero, seamos sinceros: No somos capaces ni de poner una misión tripulada en Marte, que está a la vuelta de la esquina, y hace mas de cuarenta años que se fue por primera vez a la Luna por primera vez ¿a dónde vamos?.

Está claro que la impulsión convencional: motores cohete de combustible, iónicos y bla, bla están muy bien para moverse por el sistema solar (si no tenemos prisa, además) pero de ahí a alcanzar otra estrella, me parece que media un abismo. Mi opinión es que el espacio es demasiado grande para la duración de una vida humana y la luz es tan......¡desesperadamente lenta!. Total, que verdes las han segado; mientras no descubramos otro modo de viajar por el espacio, esto es como darse de cabezadas contra un pilar de marmol. Lo que me lleva a pensar, aunque no tiene mucho que ver aquí, en la tontería de los extraterrestres visitando nuestro planeta (permitidme que me carcajee: ja-ja-ja). En realidad, dudo, aunque no pueda demostrarlo, de que exista algún medio mágico para viajar entre las estrellas, en plan agujeros de gusanos, agujeros negros, hiperespacio y demás zarandajas de las historias de ciencia ficción (que me encantan como fantasías que son). No dudo de que puedan existir otras civilizaciones desperdigadas por esos espacios de Dios, pero dudo no mucho, sino muchísimo de que sean mas listos que nosotros y que sean capaces de viajar entre las estrellas.

Volviendo a nuestro tema de la IA, el futuro es muy poco halagueño, y no soy pesimista, sino realista. Como en el caso de los vuelos espaciales, a no ser que descubramos un nuevo paradigma, no diré tecnológico, sino científico, estamos condenados a dar vueltas a ciegas.

Yo creo que una verdadera inteligencia sintética se distinguirá por tener conciencia de su propia existencia y no tanto porque disponga de capacidades más o menos humanas como planificar tareas, leer, escribir, etc. Todo este tipo de tareas son cuestiones mecánicas en el fondo pero lo que nos hace verdaderamente humanos e inteligentes no es eso, sino la consciencia de nuestra existencia en el mundo como entes separados de él. Otro tanto podríamos decir del libre albedrío; si hay algo de lo que una máquina actual carezca es precisamente de eso.

Mientras tanto, construiremos chismes que parecerán pensar y actuar de manera inteligente, pero que no serán conscientes de lo que hacen en modo alguno; no seran "entes sintientes" como lo somos nosotros sino simples autómatas.