Parte de este proyecto me ha sido encargado por la empresa Microcomp Servicios Telemáticos S.L. de Portugalete, Vizcaya, que está especializada en el desarrollo de dispositivos hardware a medida en función de las especificaciones  exigidas por sus clientes.

Para llevarlo a cabo, he contado con la colaboración inestimable de Jorge Arija, de Microcomp, que con una encomiable paciencia ha realizado las pruebas de campo necesarias para pulir el sistema hasta llevarlo a su fase final de producción industrial.

RFID (Radio Frequency Identification) son las siglas en inglés que denominan a un tipo de tecnología empleada para transferir información a través de un campo electromagnético entre un objeto denominado tag y un sistema de control. Visto así, podríamos pensar que cualquier sistema de radio es RFID; lo que lo hace diferente es que un tag es un dispositivo, normalmente minúsculo, que se acopla a un objeto que deseamos controlar o seguir. Este tag puede llevar una pequeña batería, en cuyo caso, el alcance de detección podría ser de cientos de metros o bien (y es lo normal), puede ser pasivo y el tag extrae la energía necesaria para su funcionamiento del campo electromagnético que genera el lector. En este caso, el alcance es mucho menor, pero permite que el dispositivo sea pequeñísimo.

Normalmente, la información que envía el tag es estática, lo que permite la identificación del objeto al que va acoplado, pero también podría ser dinámica, en función del modelo que utilicemos.

Tras esta brevísima introducción a la tecnología RFID, vamos con las especificaciones del proyecto: Se trata de diseñar un controlador (lo llamaremos lector) equipado con una pequeña batería de tipo botón, antena integrado y el software y hardware necesario como para realizar lecturas de los dispositivos tag en tiempo real y almacenar la información recibida junto con la fecha y hora en la que se ha producido la lectura par posteriormente ser tratada en un sistema informático.

El núcleo del sistema está compuesto por dos componentes principales:

1) Un chip CLRC663 del fabricante NXP que se encargará de gestionar la radio

2) Un microcontrolador de la serie avanzada de 8 bits de Microchip.

Microcomp me encargó el desarrollo del software de control para el microcontrolador que gestiona todo el funcionamiento del dispositivo. Dicho microcontrolador recibe del CLRC663 la información de los tags y la almacena. Además, había de ser capaz de comunicarse con un sistema informático externo a través de un puerto USB, desde donde podría configurársele la hora actual, el identificador de usuario, etc. y desde donde podríamos iniciar la descarga de todos los datos almacenados y su borrado posterior.

El dispositivo tiene el tamaño de una tarjeta de crédito algo gruesa y se alimenta con pilas tipo botón, así que podemos imaginarnos que el consumo mínimo de energía fue uno de los factores clave o restricciones de diseño; para ello, se hizo uso de una modalidad de funcionamiento de los microcontroladores avanzados de Microchip que se denomina Deep Sleep: Cuando el microcontrolador entra en este estado, se detiene el núcleo del microprocesador incorporado y el reloj de sistema (afortunadamente, el reloj de tiempo real sigue activo), con lo que el consumo de corriente del dispositivo baja desde unos 20mA en funcionamiento normal a unos pocos microamperios, siendo su consumo de energía casi despreciable. La mayor parte del tiempo, el microcontrolador se encuentra en el estado Deep Sleep, sin casi consumo de energía y sólo en los momentos en los que ha de realizar alguna lectura, se "despierta" para reanudar su funcionamiento normal. En cuanto termina la lectura y almacenaje de datos, vuelve al modo Deep Sleep.