El tempo musical es un concepto que da lugar a muchos errores y falsas interpretaciones. Así, por ejemplo, la mayoría de la gente supone, falsamente, que el tempo se mide en negras por minuto. Esto es un completo error: El tempo indica el número de pulsos o tiempos que se interpretan por minuto de un determinado tipo de compás y su unidad es el bmp (Beats Per Minute). De hecho, no es raro encontrar en programas informáticos que funcionan como metrónomos, para ordenadores o para dispositivos smartphone, una implementación completamente errónea de los algoritmos de temporización.

Veamos un ejemplo: Un compás de 4/4 es un compás cuaternario de subdivisión binaria, es decir, consta de cuatro tiempos (que se pueden dividir en dos) y cada tiempo tiene la duración de una negra. Si indicásemos que el tempo es, por ejemplo, 120 bpm, querremos decir que hay que interpretar 120 figuras negras por minuto.

Sin embargo, si el compás fuese de 4/8, que también es cuaternario, pero de subdivisión primaria, un tempo de 120 bpm indicaría que hemos de ejecutar 120 corcheas por minuto.

La cosa se complica un poco en los compases compuestos; así, en un compás de 6/8, que es binario (tiene dos tiempos), de subdivisión ternaria, tenemos dos tiempos y cada tiempo dura tres corcheas, o una negra con puntillo. En este caso, un tempo de 120 bpm indicaría que hemos de ejecutar 120 negras con puntillo por minuto.

En un compas de 12/4 que es compuesto, cuaternario y de subdivisión ternaria, tenemos cuatro tiempos y cada uno de ellos se divide en tres negras, esto es, una blanca con puntillo. Un tempo de 120 bpm indicaría que hemos de ejecutar 120 blancas con puntillo (o tres negras) por minuto.

En resumen, el tempo indica sólo la frecuencia de los tiempos o pulsos del compás expresado en tiempos por minuto; puede coincidir con la frecuencia de negras por minuto sólo en los compases simples que en el denominador tengan un 4; en los demás casos no coincide para nada.

No es necesario, por tanto, que en el encabezado de una composición se indique la figura de tempo; basta con mirar el tipo de compás y se deduce automáticamente.