Resulta un tanto complicado encontrar bibiliografía donde se explique adecuadamente la digitación del violonchelo mas allá de la primera posición en su variante cerrada, al contrario de lo que ocurre con las técnicas de ejecución de la mano derecha (el arco). Una violinista, familiar mío, tiene una frase curiosa para describir esta situación: según ella, la mano derecha es la mano artista y la mano izquierda es la que trabaja. No le falta razón.

La mano izquierda es olvidada en pro de la derecha y si bien es cierto que su labor es casi exclusivamente (excepto el vibrato) la de posicionar los dedos adecuadamente para que la mano derecha pueda trabajar la nota seleccionada, no es menos cierto que llegar a dominar de manera automática la posición en que los dedos han de situarse sobre el diapasón en cada momento es una labor muy dura que requiere años de entrenamiento.

El violonchelo, como sus primos los violines, violas y contrabajos, es un instrumento que carece de trastes en el diapasón. Obviamente, esto es una dificultad añadida en la técnica de interpretación del instrumento porque hemos de situar los dedos "de memoria" y con gran precisión: Una desviación de incluso medio milímetro da lugar a notas desafinadas porque es el propio dedo el que define el punto en el que se encuentra el nodo de la cuerda y, por tanto, su longitud efectiva. En los instrumentos que disponen de trastes es algo mas sencillo porque es el propio traste quien define el extremo de la cuerda, independientemente de que el dedo se deslize entre los trastes; sólo se necesita la posición relativa, sin embargo, en un violonchelo, la posición del dedo es absoluta.

El diapasón de un violonchelo tiene una longitud considerable y son muchas las notas que se pueden ejecutar, y además, una misma nota puede seleccionarse de varias maneras diferentes (en su momento hablaremos de las posiciones de pulgar que aprovechan armónicos para generar notas aun mas agudas). Naturalmente, las posiciones de la mano izquierda y de los dedos están perfectamente sistematizadas, aunque nunca bien descritas en la bibliografía.

En este artículo se va a realizar una descripción sistemática de la digitación en las posiciones primera (la que se aprende en el primer año de estudios musicales), segunda, cuarta y media.

 

Conceptos fundamentales

En el siguiente diagrama tenemos una descripción simplificada de las partes que componen un violonchelo:

violonchelo

Diapasón

El diapasón es un segmento de madera de ébano, sujeto al puente del instrumento, sobre el que van tendidas las cuerdas del violonchelo. Sobre él se apoyan los dedos para digitar cada nota.

Digitación

Se denomina digitación a la posición que adquiere la mano izquierda y los dedos para seleccionar una determinada nota. En el caso del violonchelo, cada una de las posiciones viene definida por el punto en el que se apoya el dedo pulgar en el puente del instrumento. Cada posición del pulgar sobre el puente da lugar a determinadas posiciones de los dedos sobre el diapasón. Nota: el pulgar ha de estar relajado sin hacer presión sobre el puente. Es la referencia de los dedos, pero ya está. Igualmente, los dedos han de situarse sobre el diapasón curvados de forma natural, de modo que presionen las cuerdas verticalmente, e igualmente sin hacer fuerza sobre ellas; no es necesario apretar mucho para que el instrumento suene adecuadamente. Si apretamos en exceso, sólo conseguiremos cansarnos y obtener una bonita tendinitis, así es que los dedos.......relajados.

La división del diapasón

Como hemos indicado, el diapasón carece de trastes, y por tanto, de divisiones visibles. Tenemos que aprender de memoria (y no hay mas cera que la que arde) la posición exacta de los dedos con gran precisión.

Es bien sabido que en la música occidental utilizamos la escala cromática en la que cada octava se divide en doce semitonos. El cociente entre las frecuencias de dos semitonos consecutivos es siempre una constante, consecuencia de su propia definición, lo que implica que la distribución de los semitonos por cada cuerda es logarítmica, esto es, la distancia que tenemos que separar los dedos para conseguir un semitono por encima de la nota que estemos tocando no es igual en toda la longitud del diapasón. Si observamos los trastes de una guitarra, veremos que los que están en el extremo superior (hacia el clavijero) están mas separados entre sí que los que se encuentran en el extremo inferior (hacia el puente). En el violonchelo ocurre exáctamente lo mismo, así pues, no sólo tenemos que aprender de memoria las posiciones de los dedos, sino que además tendremos que corregir de memoria la distancia entre ellos en función de la zona del diapasón en la que estemos seleccionando la nota. No pasa nada, con el tiempo y las suficientes horas de práctica llegará a convertirse en algo automático.

Como curiosidad, diré que el violonchelo nos permitiría tocar en la escala natural en lugar de la cromática si así lo deseáramos, bastaría con aprender las posiciones de los dedos para dicha escala y que también nos permite realizar "desafinaciones controladas" que son recursos que permiten una gran expresividad con el instrumento y que no sería posible en instrumentos de trastes.

La numeración de los dedos

Los dedos se numeran del 0 al 4 e indican lo siguiente:

  • 0: Ningún dedo, es decir, cuerda al aire.
  • 1: Indice
  • 2: Corazón
  • 3: Anular
  • 4: Meñique

Esta notación nos indica el número de dedos a utilizar pero no nos indica si la posición es extendida o no (eso es algo que tenemos que averiguar por el contexto) y hay que tener un poco de práctica. De todos modos, mi recomendación es que una vez familiarizados con la posición de los dedos, no le hagamos el mas mínimo caso a la indicación sobre las notas porque nunca las vamos a encontrar fuera de los libros de texto.

La notación de las cuerdas

Las cuatro cuerdas del violonchelo están afinadas por quintas justas en las notas La, Re, Sol, Do desde la más aguda (a la izquierda del instrumento desde el punto de vista del violonchelista) y se numeran en este orden: I, II, III y IV

Primera posición

Primera posición cerrada

Es la primera que se aprende. Se le llama cerrada porque la distancia entre todos los dedos siempre es de un semitono. El pulgar se situa un tono y medio por debajo de la cejilla y no se mueve. El dedo corazón (2) se situa siempre justo encima del pulgar y el dedo índice (1) un semitono por encima. En los siguiente gráficos tenemos la disposición de los dedos y las notas que obtenemos en notación de sostenidos y bemoles respectivamente, visto de frente al instrumento. Cada línea negra horizontal representa un semitono y la separación entre ellos no se corresponde a la realidad. Por simplicidad, lo hemos equiespaciado pero en un violonchelo siguen una separación logartímica.

primera pos cerrada sost

 Primera posición cerrada en sostenidos

 

primera posición cerrada en bemoles

 Primera posición cerrada en bemoles

Primera posición abierta

En esta variante de la primera posición, el dedo 1 sube un semitono, con lo que se separa un tono completo del dedo 2, mientras que los demás dedos permanecen en su lugar. Cuesta un poquito separar el índice y el corazón hasta abarcar un tono sin que los demás dedos varíen su posición: El pulgar, dado que es la referencia de la primera posición de la mano, y los dedos anular e índice, porque si movemos sus posiciones desafinamos. En las siguientes gráficas tenemos la representación de esta posición abierta en sus variantes de bemoles y sostenidos 

primera pos abierta a bem sost

Primera posición abierta en notación de sostenidos

primera pos abierta a bem bem

Pimera posición abierta en notación de bemoles

Primera posición extendida

Es idéntica a la primera posición abierta, excepto que la mano completa baja un semitono. El dedo corazón sigue enfrentado al dedo pulgar, pero ahora todos los dedos han bajado un semitono. 

En la siguiente gráfica tenemos las dos variantes según la notación empleada:

primera pos abierta a sost sost

Primera posición extendida en notación de sostenidos

primera pos abierta a sost bem

Primera posición extendida en notación de bemoles

Segunda posición

Segunda posición cerrada

Estaremos en segunda posición cerrada cuando bajamos el pulgar un tono completo (desde la primera posición cerrada). Naturalmente, los demás dedos siguen en su posición con respecto al pulgar, esto es, el dedo 1 un semitono por encima y el dedo 2 sobre el pulgar. En los siguientes esquemas tenemos detalladas las notas en las variantes de notación para sostenidos y bemoles:

seguda pos cerrada sost

Segunda posición cerrada en notación de sostenidos

seguda pos cerrada bem

Segunda posición cerrada en notación de bemoles

Notemos que con el dedo 4 podemos tocar la nota Sol en la cuarta cuerda. Evidentemente, coincide con la primera nota de la tercera cuerda (cuerda Sol) que se toca al aire, ya que hemos recorrido exáctamente una quinta justa en la primera cuerda. Aunque ambas notas, Sol(2) son iguales, existe una diferencia de timbre: Sol tocado en la primera cuerda en segunda posición tiene un timbre mas oscuro y menos estridente que el que obtenemos con la tercera cuerda al aire.

El mismo fenómeno se da en las siguientes cuerdas: Re en la tercera y La en la segunda. El efecto es muy interesante sobre todo en la nota La, que para mi gusto suena excesivamente brillante cuando se toca con la primera cuerda al aire, y mucho mas aterciopelado cuando se toca en la segunda posición sobre la segunda cuerda.

Segunda posición abierta

Así como en la primera posición existe una variante abierta y extendida, en la segunda posición se suele utilizar unicamente la posición extendida (con el objeto de poder obtener Fa y Do natural en segunda y primera cuerda sin necesidad de pasar a la primera posición)

seguda pos abierta sost

Segunda posición abierta en notación de sostenidos

seguda pos abierta bem

Segunda posición abierta en notación de bemoles

Cuarta posición

Cuarta posición cerrada

Para llegar a la cuarta posición, bajaremos el pulgar dos tonos sobre la primera posición cerrada, de tal forma que quede apoyado directamente en el talón del mástil (ya no puede bajar mas el pulgar). A diferencia de las posiciones anteriormente estudiadas, el dedo 1 (índice) no se sitúa un semitono por encima del pulgar, sino directamente encima, es decir, rompemos el "círculo" que hasta ahora se había mantenido inalterable entre el dedo corazón y el pulgar.

Hay que ser cuidadoso en la ejecución porque el dedo 1, por tendencia natural en las demás posiciones, tiende a situarse un semitono por encima del pulgar y será necesario un pequeño esfuerzo de voluntad hasta que la nueva posición del dedo salga de manera automática.

Es importante considerar que ni la muñeca ni el antebrazo izquierdo han de tocar la caja el instrumento mientras estamos ejecutando en cuarta posición.

cuarta pos cerrada sost

Cuarta posición cerrada en notación de sostenidos

cuarta pos cerrada bem

Cuarta posición cerrada en notación de bemoles

Como en el caso de la segunda posición, hay notas que pueden ejecutarse en distintas posiciones, como por ejemplo, la nota Si que en cuarta posición en la segunda cuerda se ejecuta con tres dedos y la misma nota en la cuerda 1 se ejecuta con un dedo en la primera posición cerrada. La nota es la misma, pero no el timbre.

Notemos que nos falta sólo un tono para alcanzar una octava completa en cada cuerda.

La media posición

Por último, en este artículo que ya va siendo largo de más, vamos a analizar la media posición (existen hasta siete posiciones mas las de pulgar, pero esto será tema de otro artículo).

La media posición se obtiene poniendo el pulgar un tono por debajo de la cejilla del instrumento (recordemos que para la primera posición hemos de situarlo a un tono y medio de la cejilla).

media posicion cerrada sost

Media posición cerrada en notación de sostenidos

media posicion cerrada bem

Media posición cerrada en notación de bemoles

Un buen ejercicio de memorización puede consistir en interpretar una misma nota en todas las posibles posiciones, veremos que es bastante sorprendente y así podemos apreciar las diferencias de timbre entre la misma nota ejecutada en puntos distintos de las cuerdas.